FERTILIZACION

Es muy importante el establecimiento de programas de fertilización en todo tipo de cultivos para la obtención de cosechas de calidad y volúmenes óptimos y sobre todo, para la regeneración de los suelos, manteniendo un nivel adecuado de nutrientes evitando así la degradación e infertilidad de los mismos.

La adición de los compuestos fertilizantes, basándose previamente en un análisis de suelos, proporciona un medio balanceado adecuadamente para un desarrollo sano y dinámico de cualquier cultivo. Estos compuestos están catalogados como elementos mayores: nitrógeno, fósforo y potasio; elementos intermedios: calcio, magnesio y azufre; elementos menores: fierro, zinc, manganeso, cobre y boro. Y microelementos: molibdeno y cobalto.

Estos elementos están considerados como factores de suma importancia para todo el ciclo de los cultivos, por lo que su reposición en los suelos es indispensable.

Algunos otros elementos como sodio, cloro, aluminio, hidrógeno, oxígeno, carbono, yodo, etc., se encuentran en cantidad suficiente en el suelo o en el aire, por lo que no es necesario adicionarlos.

Las características y actividad de los compuesto fertilizantes se presentan a continuación:

NITRÓGENO

Como un componente del protoplasma en las células vivientes es indispensable mantener el nivel adecuado de este elemento en la totalidad de los cultivos. Es un elemento fundamental para la síntesis de proteínas y otros metabolitos en las plantas. Es vital para el inicio del desarrollo y crecimiento de las plantas al aumentar la producción del follaje e impartiendo un color verde intenso. Su asimilación en las plantas es en forma nítrica (NO3-) mediante la actividad de las bacterias nitrificantes del suelo. Durante las etapas de fertilización, es suministrado en forma nítrica como nitratos, en forma amoniacal cono nitrato, sulfato y carbonato (NH4+), como amoníaco anhidro (gas) (NH3) y en forma orgánica como urea (NH2-), teniendo, las formas orgánica y amoniacal que transformarse a la forma nítrica para su asimilación por la planta, estableciendo de algún modo una reserva para su aprovechamiento gradual.

Los compuestos nitrogenados de uso más común y recomendado para la fertilización de acuerdo a sus características y propiedades fisicoquímicas son:

FOSFONITRATO DE AMONIO (NH4)2 NO3 . H2PO4

Polvo o granular, muy soluble en agua y de baja toxicidad. Por su composición de nitrógeno en forma nítrica (NO3-) y nitrógeno en forma amoniacal (NH4+) lo hacen recomendable por su asimilación inmediata en forma nítrica para las plantas, quedando como reserva asimilable en corto tiempo la forma amoniacal.

Recomendado para presiembra, arranque y desarrollo de cultivos durante las necesidades de nitrógeno.

SULFATO DE AMONIO (NH4)2SO4

Polvo, cristales y granular, soluble en agua, no flamable y de baja toxicidad. Por su carácter ácido, el sulfato de amonio es recomendable en aplicaciones a suelos alcalinos y/o suelos calcáreos. La disponibilidad del nitrógeno en forma amoniacal es como reserva a corto tiempo y las disponibilidad del azufre es en forma inmediata, por lo que su uso es recomendable después del arranque de los cultivos, ya que favorece la disponibilidad de otros nutrientes del suelo así como la remoción del calcio y aluminio de la superficie fértil del suelo por su actividad de reacción en el intercambio catiónico resultante.

Recomendado para presiembra, arranque y desarrollo de cultivos durante las necesidades de nitrógeno y azufre.

UREA CO (NH2)2

Polvo, cristales y granular, soluble en agua, no combustible y de baja toxicidad. Como compuesto orgánico el nitrógeno se encuentra en forma orgánica NH2, el cual necesita cambiar primero, a forma amoniacal NH4 y posteriormente a forma nítrica NO3 por medio de la acción de bacterias nitrificantes, para finalmente ser asimilado por las plantas.

Recomendado para presiembra, arranque y desarrollo de cultivos durante las necesidades de nitrógeno.

FÓSFORO

Elemento esencial para arranque y crecimiento de vegetales por ser un factor de estimulación en la brotación de meristemas de toda la planta, especialmente de raíces. Promueve la formación de semillas y es aportador de energía en la fotosíntesis. Se considera indispensable al formar parte de la constitución de los microorganismos del suelo, los que al convertirse en humus, enriquecen la concentración de materia orgánica de los suelos. Forma parte del proceso en el metabolismo de los carbohidratos y síntesis de proteínas.

Dentro de los compuestos fosforados de mayor uso en fertilización podemos citar los siguientes:

SUPERFOSFATO DE CALCIO SIMPLE

Presentación en polvo o granular. Los nutrientes de fertilización que proporciona son 18% de P2O5, 26% de S y 20.4% de Ca, con lenta degradación, por lo que se considera fuente de fósforo, azufre y calcio como reserva a mediano plazo y es recomendado para mantener disponibles estos elementos durante todo el ciclo de los cultivos debido a su muy bajo nivel de lixiviación. No es muy recomendable su uso en grandes cantidades en cultivos de arranque y crecimiento dinámicos donde es necesario su desarrollo en corto tiempo.

SUPERFOSFATO DE CALCIO TRIPLE

La presentación de este producto es principalmente granular. Este es un compuesto fertilizante obtenido por la reacción de ácido sulfúrico sobre roca fosfórica mediante un proceso que evita la formación de sulfato de calcio insoluble, proporcionando los nutrientes P2O5 en 48%, S en 13% y Ca en 13.6% con asimilación para las plantas en menor tiempo que la del superfosfato de calcio simple, manteniendo su bajo nivel de lixiviación, por lo que es recomendado su uso principalmente para mantener fósforo disponible durante todo el ciclo de los cultivos.

FOSFATO MONOAMONICO (MAP) NH4 H2 PO4

Polvo o cristales, no combustible, de baja toxicidad, es un compuesto fertilizante soluble totalmente en agua, proporcionando una reacción medianamente ácida. Su aportación en nutrientes para cultivos es 12% nitrógeno y 61% de P2O5. Por su alta y rápida asimilación en los cultivos, es recomendado su uso donde se necesita un arranque y crecimiento muy rápido de las plantas ya que favorece un crecimiento dinámico y sano de la raíz, reforzando el aprovechamiento de nutrientes durante la fase vegetativa de los cultivos. Por su solubilidad es un compuesto que puede lixiviarse, por lo que su uso es recomendado periódicamente durante el ciclo para evitar pérdidas hacia las capas inferiores del nivel fértil de los suelos.

FOSFATO DIAMONICO (DAP) (NH4)2 H PO4

Granular, no combustible, de baja toxicidad. Es un compuesto soluble en agua con menor solubilidad que el MAP y de reacción medianamente alcalina y de menor lixiviación, con aportación de nutrientes para los cultivos de 18% de nitrógeno y 46% de P2O5. Se recomienda su uso como fuente de fósforo en mezclas de presiembra, arranque y desarrollo vegetativo.

FOSFATO MONOPOTASICO (MKP) KH2 PO4

Polvo o granular, soluble en agua, de baja toxicidad. Es un compuesto fertilizante que al ser soluble con el agua responde a una reacción ácida. Su aportación en nutrientes para cultivos se de 52% de P2O5 y 34% de K20. Por su solubilidad puede lixiviarse por lo que su uso debe ser periódico. Por su alta y rápida asimilación y por su contenido de potasio es recomendado para cultivos al inicio de la fase vegetativa y durante el desarrollo de floración y fructificación, ya que su carácter ácido favorece el aprovechamiento de los nutrientes minerales de la zona fértil del suelo, siendo además inductor de floración y fructificación en los cultivos.

ACIDO FOSFORICO H3PO4

Líquido ligeramente viscoso, inholoro y de color claro a ligero ámbar con aportación de fósforo como P2O5 de 52 a 54% en grado agrícola y de 61% como grado industrial. Su uso en agricultura es recomendado para suelos alcalinos no calcáreos, como acondicionador de suelos y como acidificante de los mismos, ya que favorece el desarrollo de cultivos que requieren pH ligeramente ácido para su crecimiento. Por su carácter ácido, se ioniza en solución y permite la asimilación de nutrientes del suelo que se encuentran en forma de compuestos insolubles en el suelo y bloquean su aprovechamiento. También es recomendable su aplicación en los suelos en presiembra o antes del transplante para el acondicionamiento del suelo por la acción antes descrita.

POTASIO

El potasio es uno de los elementos más importantes en el metabolismo de los vegetales ya que es parte vital en la formación y transportación de los almidones, azúcares y lípidos en solución y de todos los líquidos que llevan en solución los nutrientes y azúcares a toda la planta, por lo que es el gran activador de las reacciones enzimáticas que ocurren en los procesos durante todo el ciclo de vida en el reino vegetal. El potasio ayuda a aumentar el tamaño y calidad de frutas y semillas. La necesidad de potasio en la planta aumenta conforme a su crecimiento, por lo que es indispensable conocer las necesidades durante el desarrollo de todo el ciclo. La aplicación debe ser periódica, incrementando su adición durante la parte final de la fase vegetativa, al inicio de la floración y en la fructificación para lograr un llenado óptimo en los frutos.

La forma de compuestos en que el potasio es proporcionado a los cultivos para su asimilación y aprovechamiento de uso común en fertilización son:

NITRATO DE POTASIO

Polvo o cristales transparentes y cristalinos, soluble en agua, de baja toxicidad, de fuerte acción oxidante con riesgo de fuego o explosión cuando es calentado, golpeado o en contacto con materiales orgánicos, por lo que al nitrato de potasio agrícola le es agregado fosfato para inhibir estos riesgos. Por su solubilidad, alta y rápida asimilación, así como la gran necesidad de potasio en las plantas y la baja disponibilidad de potasio asimilable en los suelos, es recomendable su uso durante todo el ciclo de los cultivos. Al aplicar nitrato de potasio al inicio de la floración se induce una mejor y mayor floración, disminuyendo el riesgo de abscisión o caída de flores y manteniendo la aplicación durante el desarrollo de los frutos se obtiene un llenado adecuado en frutos con volumen y calidad considerables. La aportación de nutrientes de este compuesto es 13% nitrógeno, 2% fósforo como P2O5 y 44% de potasio como K2O con alternativas de 15% de nitrógeno y 40% de potasio como K2O o 12% de nitrógeno y 45% de potasio como K2O.

SULFATO DE POTASIO K2SO4

Polvo, granular o cristales, soluble en agua, de baja toxicidad. Compuesto fertilizante con aportación de nutrientes de 50% de potasio como K2O y 17% de azufre. Por su solubilidad y alta asimilación es recomendable para todo tipo de cultivo al inicio de la floración y durante el desarrollo de los frutos y se recomienda también su uso combinado con nitrato de potasio.

CLORURO DE POTASIO KCL

Cristales o granular, soluble en agua, no combustible y de baja toxicidad. Fertilizante con aportación de potasio como K2O de 60%. El cloruro de potasio es el compuesto fertilizante con mayor contenido de potasio, sin embargo, por su alto contenido de cloro de 47% y siendo éste tóxico para algunos cultivos, su uso se restringe y se recomienda exclusivamente para los cultivos con alta tolerancia al cloro como las gramíneas, sin olvidar que por su afinidad con el sodio de los suelos forma la sal cloruro de sodio NaCl que es causa de la alta salinidad y degradación de los suelos fértiles.

CALCIO

Nutriente fundamental en la composición celular vegetal, al promover la formación de pectato de calcio, compuesto que es capaz de sellar áreas de infestación de hongos en papa, fríjol, chícharo, etc. El calcio activa la temprana formación y crecimiento de raicillas, mejora el vigor y resistencia general de las plantas. En forma de cal agrícola mejora la textura de los suelos y es corrector del pH en suelos ácidos. El calcio forma parte de la estructura y elongación celular desarrollando plantas de tallos sanos y resistentes, así como frutos de textura y consistencia compacta y de mayor peso, mejorando su tiempo de vida de anaquel y evitando daños severos durante las operaciones de cosecha y transportación.

Los compuestos fertilizantes aportadores de calcio más usados en forma común son:

NITRATO DE CALCIO Ca(NO3)2 o Ca(NO3)2 . 4H2O

Presentación granular, soluble en agua, de alto poder oxidante por lo que se debe evitar mantener en contacto con materiales orgánicos. Existe riesgo de explosión si se golpea o se calienta. Es aportador de nutrientes en 15.5% de nitrógeno y 19% de calcio. Por su total solubilidad y alta asimilación tanto en riego como en aplicaciones foliares es el compuesto de calcio ideal para fertilización en todos los cultivos.

Los otros aportadores de calcio para los suelos son el Superfosfato de Calcio Simple y el Superfosfato de Calcio Triple con 20.4% y 13.6% de calcio respectivamente. Estos dos compuestos son aportadores de fósforo y azufre, por lo que son recomendados para usar antes de presiembra o transplante.

MAGNESIO Mg

Elemento mineral fundamental en la formación de ribonucleoproteínas. Es el átomo central en la molécula de la clorofila que proporciona el color verde a las plantas siendo un factor indispensable para la formación de azúcares que les permiten crecer y reproducirse. Promueve la formación de aceites y grasas. El magnesio, junto con el potasio, son los principales transportadores de líquidos que llevan en solución los nutrientes a toda la planta, por lo que su función metabólica es imprescindible para el desarrollo de plantas sanas y resistentes.

De los compuestos aportadores de magnesio en fertilización son recomendables en su uso:

SULFATO DE MAGNESIO MgSO4 . 7H2O o MgSO4

Presentación en polvo o cristales, soluble en agua, de baja toxicidad y no combustible. Aporta nutrientes de magnesio en 9.85% y azufre en 13% de solubilidad total y alta asimilación por las plantas.

K MAG

Presentación granular. Es un compuesto mineral natural producido por la naturaleza en forma de cristales de degradación lenta y que tiene aportación de nutrientes en la siguiente forma: Magnesio 11%, potasio como K2O 22% y azufre 22%. Se recomienda su uso en mezclas de presiembra para el aprovechamiento de los nutrientes durante todo el cultivo y para mantener las condiciones de suelos fértiles.

AZUFRE (S)

Forma parte de algunas proteínas. Ayuda a mantener el color verde intenso en las plantas. Da sabor a los frutos. Activa la formación de nódulos en las leguminosas. Estimula la producción de semillas. Ayuda al crecimiento vigoroso de las plantas. Se usa como funguicida y como corrector de pH para suelos alcalinos.

IMPORTANCIA DE LOS MICRONUTRIENTES (Fe, Zn, Mn, Cu, B, Mo, y Co)

Los micronutrientes o elementos menores son llamados así debido a que las plantas requieren de ellos en pequeñas cantidades y a pesar de que en muchos suelos se encuentran disponibles en cantidades adecuadas, la explotación intensiva de los suelos así como la textura de los mismos, produce deficiencia de los micronutrientes, por lo que se hace necesario un análisis de suelos para la corrección y ajuste adecuados.

Estos micronutrientes o elementos minerales no pueden ser sintetizados por las plantas y la única manera de ser proporcionados al suelo ha sido hasta ahora a través de la incorporación de materia orgánica en forma de compostas animales o vegetales, aunque sin llegar a las necesidades requeridas. Mediante los productos que actualmente se encuentran en el mercado, estos minerales en forma de sulfatos, nitratos, carbonatos, etc., es posible cumplir con los requerimientos para la regeneración en los suelos de estos elementos en forma individual y también en mezclas preparadas para cada cultivo en especial.

CARACTERÍSTICAS Y ACTIVIDAD METABÓLICA DE LOS MICRONUTRIENTES

FIERRO (Fe) 

Esencial en la formación de clorofila y en la fotosíntesis. Activador en algunos procesos enzimáticos. Necesario en la respiración y parte vital en el sistema de transportación de oxígeno y procesos de oxidación de las plantas. Corrector de la deficiencia de fierro en la clorosis.

ZINC (Zn)

Esencial para la transformación de carbohidratos en la función clorofiliana y en la regulación de consumo de azúcares en la planta. Parte fundamental en los sistemas enzimáticos que regulan la fecundación y el crecimiento de las plantas.

MANGANESO (Mn)

Acelera la germinación y maduración participando en los procesos vitales durante el crecimiento de la planta. Aumenta el aprovechamiento del calcio, magnesio y fósforo. Fomenta la oxidación del suelo. Trabaja en los sistemas enzimáticos de la planta involucrados en la transformación de los carbohidratos y en el metabolismo del nitrógeno.

COBRE (Cu)

Desempeña un papel importante en el crecimiento de la planta como activador de enzimas y como parte de ciertas enzimas que funcionan en la restauración de las plantas. Es muy importante en los períodos de reproducción de la planta y toma parte indirecta en la producción de clorofila. Es usado en forma de varios compuestos como fungicida, por lo que es rara su deficiencia en los suelos.

BORO (B)

Se requiere en la síntesis de proteínas y se asocia con un aumento en la actividad celular que promueve la madurez con un aumento en el establecimiento de flores, frutos, rendimiento y calidad. Está ligado con la asimilación de calcio y con la transferencia de azúcares en la planta. Se involucra en los metabolismos del nitrógeno, carbohidratos y relaciones hídricas de la planta.

MOLIBDENO (Mo)

Es esencial en la asimilación y fijación del nitrógeno por las leguminosas. Vital en la reducción de los nitratos y la síntesis de proteínas en todas las plantas.

COBALTO (Co)

Vital para la formación de vitamina B (cobalamina) porque es el núcleo central de la molécula. Ayuda a evitar el estrés de las plantas durante todo su ciclo.

 

Página principal
Para mayores informes: Calle Madero Norte 1033. Colonia La Floresta. Zamora, Michoacán, MEXICO Tel. (351) 530-9921 E-mail: fertimicro@fertimicro.com.mx